UN CURA BENDICE UN CABARET

Un sacerdote ruso bendijo el strip club Studio 74 porque le dijeron que era una escuela de ballet.

 

El padre Nickolai, sacerdote ortodoxo, aseguró que no tenía idea de que se trataba de un lugar en donde las mujeres se desnudan por dinero. Según declaró, fue engañado por los dueños del local que le dijeron que era una escuela de bailarinas de ballet.


El curioso hecho ocurrió en la ciudad de Cheliabinsk, donde el padre Nickolai, delante de las cámaras de la televisión local, desparramó su agua bendita frente a Studio 74, un cabaret que para él, según afirmó luego, era una institución educativa.

Según publica el periódico El Día, una vez que concretó el acto religioso el sacerdote se enteró de que se trataba en verdad de un club nocturno, pero enseguida alegó que desconocía que se trataba de un local en el que las mujeres "se desnudan a cambio de dinero".

La portavoz de Studio 74, Anna Usmanova, indicó que "desde que se llevó a cabo la bendición" ha crecido el número de clientes y se excusa en que ellos sólo "querían mejorar la atmósfera y hacer las cosas un poco más positivas", tal y como recogen medios locales.